temple

La piedra no necesita nada más que la piedra. Pero al unirse con otras piedras, se convierte en un templo.  Saint Exupéry

Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes.  

Isaac Newton

 

LLAMADO para reunir a todos los Francmasones

  1. Razones de ser del proyecto de la Confederación
    1. Propósito original y sentido de la Francmasonería moderna
    2. La Francmasonería nació unida
      1. Causas de la fractura
      2. Índole de la fractura
      3. Obstáculos
    3. Reunir respetando las diferencias
      1. Objetivo: Puente tendido sobre el abismo
      2. Condición del éxito: el respeto
      3. Medios: Firmar y difundir el Llamado
    4. Paradoja del siglo XXI
  2. Proyecto de Confederación: descripción
  3. Construir la unidad es indispensable y grande
  4. Reservas expresadas durante los debates que precederán a la publicación de este proyecto: Véase el Foro.
  5. El origen del Llamado
    1. Histórico: tres etapas
    2. ¿De donde viene el nombre del Llamado?
    3. Biografía del autor
      1. profáno
      2. masónic
      3. sus planchas:
        1. ¿Para qué sirve servir a la logia masónica?
        2. La palabra, el arte y el pensamiento simbólico
        3. La iniciación de la mujer y la mezcla
        4. Carácter iniciático del debate de sociedad
  6. Agradecimientos
  7. Documentación
    1. Francmasonería:: ¿alguien dijo universal? de Julian Rees (UGLE)
    2. Constitución de Anderson y sus modificaciones
    3. El proyecto de la Confederación
outil

Si desea completar su contribución, gracias por su donación. Pago seguro por el sistema Pay Pal.


Mains

 


Llamado para reunir a todos los Francmasones

La Francmasonería moderna perpetúa las tradiciones iniciáticas antiguas. Ha sido creada para promover, además, la libertad de pensamiento y la fraternidad universal en base al respeto de las diferencias.

La Constitución de Anderson de 1723, común a todos los movimientos masónicos, los expresa así:

El Masón está obligado, por vocación, a practicar la moral y si comprende sus deberes, nunca se convertirá en un estúpido ateo ni en un hombre inmoral. Aún cuando en los tiempos antiguos los masones estaban obligados a practicar la religión que se observaba en los países donde habitaban, hoy se ha creído más oportuno, no imponerle otra religión que aquella en que todos los hombres están de acuerdo, y dejarles completa libertad respecto a sus opiniones personales : esto es, ser hombres buenos y leales, hombres de honor y de honestidad, cualquiera que sea la confesión o creencia que los distinga. De este modo, la Masonería se convierte en el centro de unión y el medio para establecer la verdadera amistad entre personas que, de otro modo, habrían permanecido distanciadas entre sí para siempre.

Nosotros, los Francmasones, queremos hacer realidad este ideal.

En su nombre, exigimos a nuestros dirigentes elegidos superar sus diferencias y tender un puente sobre el abismo que divide las obediencias masónicas desde hace casi un siglo.

Además, votamos para la creación de una Confederación Mundial de Obediencias Masónicas, libres, independientes, iguales ante la ley y fraternales.

loge

A. Razones de ser del proyecto de la Confederación

1. Propósito original y sentido de la Francmasonería moderna

tableauLa Francmasonería moderna nació a principios del siglo XVIII, en el Siglo de las Lluminación (Siècle des Lumières), por decisión de las cuatro logias de Londres, compuestas por espíritus esclarecidos. Varios miembros formaban parte de la Sociedad real de Londres para el mejoramiento del saber natural (Royal Society of London for the Improvement of Natural Knowledge), fundada en 1660, o sea, de una Academia de ciencias y filosofía.
 
Los miembros de estas cuatro logias eran creyentes y científicos al mismo tiempo. No querían inventar una nueva religión ni combatir aquellas a las que pertenecían sino que, en cambio, querían crear un territorio donde poder buscar el conocimiento en plena libertad, sin que ni las iglesias, ni el rey ni nadie más pudiera inmiscuirse.

Todos los procedimientos iniciáticos transmitían a los nuevos miembros de la sociedad, tanto para integrarlos como para ayudarlos a sobrevivir, los saberes de generaciones precedentes, incluso sus convicciones metafísicas, en tanto que verdad inamovible. Los autores de la Constitución estimaban que, en el momento en que la civilización adquiriera carácter planetario, ya ningún conocimiento podría, ni debería, considerarse absoluto. El examen crítico, fuera de todo dogma, del conjunto de saberes acumulados, era la condición necesaria para la liberación de la creatividad humana y la unificación de la humanidad en un esfuerzo común. El mundo se ha tornado tan complejo que sólo la asociación de todas las fuerzas les daba, y nos ofrece, la esperanza de poder responder al reto del tiempo.

En consecuencia, todas las logias y obediencias masónicas deberían tender hacia la unidad, respetando siempre su diversidad. "¡Un masón libre en una logia libre!" Es necesario llenar el vacío que, desde hace un siglo y tal vez más, divide la Francmasonería en dos corrientes principales, la "reservada" (cuyos partidarios llaman ''regular'') y la "abierta" (que sus partidarios prefieren llamarse "a-dogmática")2
¿Acaso San Juan, particularmente apreciado por los Francmasones, no ha escrito: Hay varias residencias en la casa del Padre?
 

2. La Francmasonería nació unida

a) Causas de la fractura
Tras la publicación de la Constitución de Anderson, el movimiento masónico se propagó rápidamente en Gran Bretaña, en Francia, y luego en América y el resto del orbe. Sus formas más antiguas han cobrado nuevo vigor. Sin embargo, al difundirse inevitablemente se diversificó en función de los contextos locales. Los fundamentos siguen siendo los mismos y todos los Francmasones reconocen como base de su movimiento la Constitución ; no obstante, esta evolución ha terminado por crear, después de varias décadas, un abismo entre las dos principales corrientes del movimiento.
b) Índole de la fractura
La Francmasonería actual se dividen en dos grandes corrientes que podrían llamarse ''abierta'' y ''reservada''. Se comunican poco, aunque las dos tienen un mismo objetivo iniciático y consideran muy importante el pensamiento simbólico, usan rituales muy parecidos y se estructuran en base a una organización similar.
Para leer la opinión de un miembro inminente de la Gran Logia Unida de Inglaterra, Julien Rees, sobre esta fractura, haga clic aquí.
c) Obstáculos
Las relaciones entre las obediencias "reservadas" y ''abiertas'' chocan contra obstáculos:
  • la iniciación de la mujer, o más bien la recepción de las Hermanas en las filas de las logias masculinas porque en la actualidad, hasta la Gran Logia Unida de Inglaterra reconoce la validez de la iniciación femenina,
  • la creencia en Dios o cualquier otra representación que exprese el principio religioso del creador único (esta idea de la unicidad del origen del mundo se podría compartir, pero los científicos de la actualidad la rebaten). Para los fundadores de la Francmasonería moderna, el Gran Arquitecto del Universo era un símbolo (en la masonería, "todo es símbolo"), pero posteriormente pasó a ser la designación de la fe, su sinónimo. Los símbolos son abiertos, los signos definen, precisan, delimitan, cierran y también separan.
Estos dos temas, por importantes que sean, no tienen mucho que ver con la Confederación que se expone en este sitio.
El objetivo de este proyecto no es el de convencer a las obediencias de iniciar, o bien de seguir iniciando mujeres, recibirlas o no recibirlas en sus Templos; tampoco se intenta resolver el tema de saber si los Francmasones deben ser creyentes o bien pueden no serlo.
En relación al proyecto de la Confederación, estos planteos, de la misma forma que las diferencias de menor importancia, pueden seguir abiertos. No deberían impedir la creación de la Confederación.

Todos creen que las obediencias reconocidas pour la UGLE (Gran Logia Unida de Inglaterra) son homogénéas, mientras que en las actuales obediencias "adogmàticas" actuales es diferente. En realidad la UGLE (Gran Logia Unida de Inglaterra) que rechaza cualquier racismo, es muy diferente de algunas obediencias de América del Norte que no reconocen la Logia Prince Hall, compuesta por estadounidenses negros. Ser ateo no es prohibitivo para pertenecer a las logias "regulares" en Europa Central, mientras que ello parece imposible en los Estados Unidos, etc.
Asi que si las obediencias "regulares" pueden "reconocer" otras a pesar de estas diferencias, ¿por qué no lo hacen igualmente en la obediencia "abierta" ?
 

3. Reunir respetando las diferencias

ecusson--Esta propuesta de colaboración entre obediencias tiene por objetivo
  • la puesta en práctica de la consigna masónica de "reunir lo que está disperso '' en nombre de "la fraternidad universal ".
  • el refuerzo, con el mayor respeto de estos dos principios fundamentales, de la credibilidad de la Francmasonería ante sus miembros y la opinión pública por igual,
  • la confirmación del carácter iniciático de la Francmasonería que, en consecuencia, no es ni una iglesia, ni un partido político, ni una asociación profesional, ni un grupo de presión económica, ni una sociedad de beneficiencia u otra entidad profana,3
  • el enriquecimiento de todos los miembros de la Confederación, mediante descubrimientos relativos al carácter iniciático de la Francmasonería, realizados desde 1723 hasta nuestros días por las logias y obediencias en Europa, Estados Unidos y otros países,
  • la prosecución del desarrollo de las obediencias "abiertas" y "reservadas" para que, aún durante el período de la globalización (o sea, también de la interpenetración de las civilizaciones a escala del Planeta), la Francmasonería conserve en toda su magnitud, gracias a su diversidad, la capacidad de contribuir al " mejoramiento del hombre y de la sociedad ''.
a) Objetivo: Llenar el vacío
El objetivo de la Confederación no es en absoluto el de uniformizar a sus miembros, y menos aún el de crear una nueva ''super-obediencia''.
Para realizar este proyecto, tampoco es necesaria una disrupción de la relaciones entre obediencias.
Se trata simplemente de persuadir a los dirigentes de las dos corrientes de comunicarse los unos con los otros en su condición de Francmasones y permitir a los investigadores estudiar, independientemente de su pertenencia, todas las obediencias, participando de sus trabajos rituales. De esta forma se fomentará la comprensión mutua y bien podría inspirar una nueva profundización de las prácticas masónicas y de sus conocimientos teóricos.
Después de aceptar estos dos principios, cada obediencia seguirá funcionando según sus propias tradiciones y sus propios principios.
Cada logia se pronunciará por sí misma en relación a los visitantes y las visitantes según la regla, según se propone más adelante.
b) Condición del éxito: el respeto
El proyecto de la Confederación es, pura y exclusivamente, un llamado a llenar el vacío que separa los dos movimientos masónicos.
La Constitución de Anderson es el resultado de la necesidad de libertad de investigación científica, filosófica y esotérica de sus autores y es también un llamado monumental a la tolerancia. Escribir en 1723 lo que sigue, después de un período de varias décadas de guerras religiosas, debe despertar gran admiración:
El Masón está obligado, por vocación, a practicar la moral y si comprende sus deberes, nunca se convertirá en un estúpido ateo ni en un hombre inmoral.
Aún cuando en los tiempos antiguos los masones estaban obligados a practicar la religión que se observaba en los países donde habitaban, hoy se ha creído más oportuno, no imponerle otra religión que aquella en que todos los hombres están de acuerdo, y dejarles completa libertad respecto a sus opiniones personales: esto es, ser hombres buenos y leales, hombres de honor y de honestidad, cualquiera que sea la confesión o creencia que los distinga. De este modo, la Masonería se convierte en el centro de unión y el medio para establecer la verdadera amistad entre personas que, de otro modo, habrían permanecido distanciadas entre sí para siempre.
¡Seamos dignos de nuestros predecesores! Por respeto a nuestros ancestros y a las generaciones futuras de Francmasones, demos vida al ritual de la Cadena de Unión:
Esta cadena que nos une en el tiempo y el espacio nos llega del pasado y se dirige al futuro. Es ella la que nos enlaza al linaje de nuestros ancestros y es por ella que los Francmasones de todos los ritos y países deben unirse. Deseamos difundir más allá del tempo esta verdad que hemos obtenido.
c) Medios: Firmar y difundir el Llamado

4. Paradoja del siglo XXI

Las guerras se hicieron durante siglos en nombre de la fe. Aun en nuestros días, los terroristas intentan a veces justificar sus atentados de la misma forma. Si a pesar de todos estos conflictos sangrientos, no hay iglesia que excomulgue a otra, ni iglesia que cierre sus puertas a los creyentes de las otras, los Francmasones podrían seguir este ejemplo con gran facilidad, ya que nunca se han envuelto en una guerra fratricida.
Las disensiones entre las obediencias empezaron hacia fines del siglo XVIII por razones políticas y religiosas y cobraron más fuerza en el siglo XIX, para por fin tomar su forma actual en 1929. Contradicen el ideal de los fundadores de la Francmasonería moderna que es el de "reunir lo que está disperso" para instaurar la fraternidad universal de la "gente honesta".
Las dos corrientes han definido sus leyes y las respetan, lo que es correcto, pero cabe preguntarse si no olvidan que toda ley debe ser leída, comentada y entendida en función de las condiciones concretas imperantes en el lugar donde se la aplica. De no ser así, los tribunales, los jueces, los procuradores y los abogados serían inútiles, y los guardiacárceles y verdugos sufrirían. Las iglesias pretenden representar la ley divina pero, a pesar de ello, toman en cuenta las circunstancias en las que sus creyentes han podido infringirla.
Todo Francmasón sincero debería sentir como una humillación el abismo que separa los ''regulares'' de los ''otros'', que data de otra época. Por el contrario, el mundo debe reunirse y los Francmasones deberían dar el ejemplo.
Para leer la opinión de un miembro eminente de la Gran Logia Unida de Inglaterra, Julien Rees, sobre esta fractura, haga clic aquí.

B) Proyecto de Confederación

Muse_de_Cluny_-_la_cour_4__gargouille_-_PB

 

El mundo es un libro. Los que no viajan leen una sola página.
San Agustín

¡Desconfía del lector de un solo libro!
Séneca

 

Para leer la continuación, chasque aquí

 

C. Construir la unidad es indispensable, grande y bello

Symboles-maonniques---photo-PB-3

Frente a los retos que esperan a la humanidad,
en esta época de "globalización", a causa

  • del aumento demográfico galopante,
  • del desperdicio de materias primas, energía y otros recursos naturales,
  • de la polución del medio ambiente,
  • de la reducción de la biodiversidad,
  • de la repartición demasiado desigual de la riqueza entre hombres y países,
  • de la especulación financiera que ha cobrado proporciones incontrolables
  • de los tantos deseos de hegemonía en el plano internacional,
  • de las armas de destrucción masiva,
  • de todos los demás medios disponibles para aterrorizar a los adversarios,
  • de la amenaza de una guerra mundial,

la humanidad debe unir sus fuerzas en la fraternidad.

Nosotros, los Francmasones, queremos dar el ejemplo.

Queremos ser el fundamento de un nuevo Humanismo.

Ofrezcamos al mundo nuestro ideal de fraternidad universal
que nos une en el tiempo y el espacio, nos llega del pasado y se dirige al futuro.
Es este ideal el que nos vincula al linaje de nuestros ancestros,
y es también por este linaje que deben unirse los Francmasones de todos los ritos y países.

Exigimos a nuestros dirigentes elegidos superar sus diferencias y tender un puente sobre el abismo que divide las obediencias masónicas.

Unamos nuestras fuerzas para actuar con mayor eficacia,
individualmente, cada uno en el lugar donde vive, en su ámbito de actividad,
y, colectivamente, en nuestra condición de Francmasones.
...

Un ser humano es parte de un todo al que llamamos ''universo'', una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Este ser humano se ve a sí mismo, sus pensamientos y sensaciones como algo separado del resto, en una especie de ilusión óptica de su conciencia. Esta ilusión es para nosotros como una cárcel que nos limita a nuestros deseos personales y a sentir afecto por unas pocas personas que nos son más próximas. Nuestra tarea ha de consistir en liberarnos de esta cárcel ampliando nuestros círculos de compasión de modo que abarquen a todos los seres vivos y a toda la naturaleza en su esplendor.
Albert Einstein

Para cada átomo pertenecientes a mí como buena pertenece a usted.
Walt Whitman

D. Reservas expresadas durante los debates que precederán a la publicación de este proyecto: Véase más adelante el Foro.

E. Origen del Llamado de Bratislava para reunir a todos los Francmasones

Bratislava_-_temple_de_Humanizmus-_P_Bu1. Histórico: tres etapas

En 2007 y 2008, las Grandes Logias y los Grandes Orientes checos y eslovacos entablaron largos debates sobre la naturaleza de sus organizaciones. Crearon un grupo de estudio que comparó sus rituales y constató con gran asombro que no había diferencias fundamentales. El grupo examinó sus respectivas prácticas y, para algunos de sus miembros, parecía posible que sus obediencias se reconocieran mutuamente en tanto que organizaciones masónicas auténticas. Pero estas jóvenes obediencias, creadas poco tiempo antes tras la caída del Muro de Berlín (1989), después de medio siglo de letargo impuesto por los enemigos de la Francmasonería, fueron demasiado débiles y no pudieron llevar a la práctica sus intenciones. La mayoría decidió consolidarse en una organización masónica común bajo los auspicios de la Gran Logia Unida de Inglaterra.

Yo participé en estos intercambios y, poco a poco, formulé una primera variante de mi propuesta de Confederación. En un primer momento, sólo se refería a Europa Central. También ha sido debatida ampliamente por nuestros hermanos eslovacos y checos. La he reformulado, completado, traducido al francés y luego nuevamente enriquecido gracias a las contribuciones de unos treinta hermanos y hermanas francese, suizos e ingleses. Esta serie de reflexiones ha dado lugar a una segunda versión del proyecto, nuevamente debatido, y luego a una tercera y cuarta. Esta última se somete ahora a un debate más amplio.

2. ¿De donde viene el nombre del Llamado de Bratislava?

 

Lo que sigue es un extracto de una novela, muy inesperado, que lo explica:

 

Me hubiera gustado estar solo. Lamentablemente, Peter entró a la sala húmeda y vino a sentarse entre Gilbert y yo.


Es un parisino del Gran Oriente, originario de Eslovaquia. Es uno de esos masones que viven en la utopía. Théo los llama ''nuestros aceleradores de partículas”. Cuanto más insensatos son sus sueños, más alas y energía les da su pasión.. Peter quisiera hacer firmar un llamado solemne para que la universalidad masónica se concrete en una organización masónica europea que abarque todas las obediencias de Europa, incluso las de los coyotes. Gilbert se niega. Por principio. Puesto que la iniciativa de este proyecto proviene de un miembro del Gran Oriente de Francia, sólo puede fracasar, nos dice.


Pero he prometido firmar, aunque el pedido no sea parte de los métodos de las logias, y planteé la idea de que se la denomine ''El Llamado de Bratislava'' para que provenga de otro lugar y, sobre todo, que no nos llegue del Gran Oriente de Francia, ya que todo lo que hemos propuesto desde hace treinta años ha fracasado. En este sentido, estoy de acuerdo con Gilbert.


De inmediato y sin ocultarlo, se rió de mi. Que yo me convierta en venerable de una pequeña logia de Provence, de acuerdo, lo acepta, pero que me meta en los grandes asuntos interobediencias, no.
Cada uno en su lugar. Eso no está a mi alcance. No dice por qué no. Fue hiriente y hasta humillante para Peter y para mi. Ninguna iniciativa que provenga de nosotros puede tener éxito. Haría falta ir a negociar a Londres para que nos respondan que nosotros no existimos.


Aun así, Peter no se molestó. Quiere y conseguirá veinte mil firmas, nos asegura. Contando las de nuestras hermanas, obviamente. Contando con la mía, desde luego. Y, si debemos renunciar a los ingleses, pues renunciaremos.


En ese momento, Louis Jamet entró a la sala húmeda y Gilbert se sorprendió bastante. Desde su punto de vista, yo no estoy en el nivel de Louis Jamet, profesor de la facultad. Pero, entonces, ¿qué hacíamos juntos?
Por discreción, Peter se retiró de inmediato. Gilbert, por su parte, se coló.

Extracto de la ''novela policial masónica'' de Jean Verdun, antiguo Gran Maestro de la Gran Logia de Francia: Affaire de Lubéron, Editorial Luc Pire, Bélgica, o bienhttp://www.jeanverdun.com/luberon.htm episodio 12, página 209.

 

Si hablamos de choque, este párrafo para mi lo fue. La idea del pedido es de Jean Verdun y, al hablar con él, yo nunca pretendí obtener 20000 firmas, lógicamente, de la misma forma que Jean no prometió firmarlo. Pero me puso muy contento que haya pensado en mencionar este proyecto en su novela, y feliz de la buena impresión que le hice en ocasión de nuestro primer encuentro (el único hasta ahora).

Si Jean Verdun, ese gran Francmasón, apoya mi propuesta de una Confederación Mundial de Obediencias Masónicas,
si esta idea recibió opiniones no menos favorables de otras personalidades
de la Gran Logia Unida de Inglaterra (UGLE),
de la obediencia suiza "regular" ALPINA,
de la Gran Logia de Francia (GLF),
del Gran Oriente de Francia (GODF),
de la Gran Logia Femenina de Francia (GLFF),
de la Gran Logia Checa (VLCR),
y de varias decenas de hermanos y hermanas más,
hay un rayo de esperanza que ilumina este proyecto.


3. Biografía del autor del Llamado de Bratislava:

a) Curriculum vitae profano

Nacido el 26/5/1940 en Bratislava, Eslovaquia, casado, dos hijos.
Estudios realizados en la Universidad Teatral, sección de historia y teoría, Bratislava, Checoslovaquia (1957-62).
Tesis de Doctorado sobre las teorías del arte del actor de Stanislavski en la Academia Eslovaca de Ciencias, Bratislava (1963-68) y luego 3er ciclo sobre la política y la cultura en la URSS en el Instituto de Estudios Eslavos de la Sorbonne (1968-72).
Consejero literario y coordinador de giras de numerosas compañías de teatro de Francia y del extranjero (1972-81, 1986-2008), proyectos e investigación para el Centre Pompidou, París (1979-80), el Ministerio de Cultura de Francia (1980-81), el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Eslovaca (1999-03) etc., responsable de la programación teatral en la Maison de la Culture de Rennes, (1982-84), proyecto de intercambios culturales con Eslovaquia en el marco de la candidatura de Marsella al título de Capital cultural europea de 2013 (2007-08). Marsella ganó la competencia y comparte este título con la ciudad eslovaca de Kosice.
Director artístico de numerosos festivales de teatro en general y de mímica en particular, además de espectáculos callejeros en Francia y otros países (1976-2006), por ejemplo, Gaukler en Colonia (1976), Mimos y Payasos en el Festival ''in'' de Avignon (1977), Mimos y Payasos, De Blauwe Zaal, Utrecht (1977), París - Barcelona - Modena (1982), Dehors / Dedans en Tours (1983-1986), Mimos en Périgueux (1987-2002), París - Fête du Forum (1989), Idéklic en Moirans en Montagne (1990-1994), Mimica No Acarte, Lisboa (1990), Bratislava - Brno - Praga (1991), Teatro Europeo, Torino (2003-2006).
Crítico de teatro en Checoslovaquia y en Francia (1960-82), redactor del periódico Gestes dedicado al teatro corporal (1992-2002).
Autor de la pieza de teatro Toutes ces âneries sur les femmes (Todas esas tonterías sobre las mujeres, www.aneries-sur-les-femmes.fr), en colaboración con Benoît Vitse (2010-11).

b) Curriculum vitae masónico

Iniciado el 17/05/1991 en la logia La Bonne Foi en el Oriente de Saint Germain en Laye, GODF, compañero el 20/03/1992, maestro el 30/04/1993. En otoño de 1995, elevado al cuarto grado del Rito escocés antiguo y aceptado a la logia Europe en el Oriente de Praga, luego catorceavo y dieciochoavo grado en L'Ennéade, Oriente de Saint Germain en Laye del mismo rito.

El 08/05/9193 crea la logia Humanizmus en el Oriente de Bratislava, donde es  Venerable Maestro durante tres años. En 1999 es nombrado  Venerable Maestro de Honor por su logia. El 21/03/2009 Humanizmus se convierte en la logia nº1 de la Gran Logia de Eslovaquia.

Encendido de los fuegos de la Francmasonería en Eslovaquia:

En 1992, fue invitado por Jacques Oréfice, Gran Maestro responsable de Relaciones Exteriores del GODF, para ayudar a nuestros Hermanos de Praga en sus esfuerzos para recrear la Francmasonería en Checoeslovaquia. Checoeslovaquia estaba por dividirse en dos estados, por lo que muy pronto me encontré solo tratando de reconstruir este movimiento en Eslovaquia.

No parecía nada fácil volver a encender las luces de la Francmasonería después de medio siglo de prohibiciones y calumnias. Primero por parte de un régimen fascista creado durante la Segunda Guerra Mundial y luego por otro régimen totalitario de tendencia estalinista, a lo que se sumaba el granito de arena aportado por la Iglesia Católica. Todo rastro de la Francmasonería había sido borrado. Sin embargo, la Francmasonería había existido en ese territorio durante casi dos siglos.

Para reconstruirla, me hizo falta

  • reducir gradualmente la desconfianza de las autoridades y del público y, para lograrlo, organizar conferencias de prensa, dar entrevistas a estaciones de radio y de TV y a los periódicos,
  • animar debates públicos,
  • mantener relaciones personales y epistolares con unos 200 profanos que manifestaron interés,
  • traducir los rituales,
  • diseñar y pedirle a un amigo escenógrafo que fabrique herramientas muy bellas, necesarias para equipar un templo,
  • obtener para la logia una biblioteca masónica en francés, inglés, alemán, italiano, ruso y húngaro (ya que era imposible encontrar textos en eslovaco y checo),
  • buscar editores dispuestos a publicar libros sobre la masonería; ante todo, Le symbolisme maçonnique (El simbolismo masónico) de Jules Boucher, un gran clásico, publicado en checo en 1998, Francs-maçons, bâtisseurs de lumière (Los Francmasones, constructores de luz) de Daniel Beresniak, en eslovaco, en 2002,
  • organizar y dirigir, bajo los auspicios del GODF y en presencia de delegaciones francesas, belgas, austriacas y checas, el encendido de los fuegos de la Respetable Logia Humanizmus (Humanismo) que tuvo lugar el 8/5/1993, seguido al día siguiente por la iniciación de los cuatro primeros hermanos eslovacos,
  • encontrar una sede para nuestras Tenidas regulares,
  • dirigir la logia durante tres años
  • seguir colaborando con su funcionamiento,
  • elaborar un sitio web y estar a cargo de este sitio hasta la primavera de 2008
  • organizar intercambios entre Humanizmus y logias de Francia, Austria y Hungría.

En 2009, la logia Humanizmus abandonó GODF para poder contribuir a la creación de la Gran Logia de Eslovaquia, bajo los auspicios de UGLE. (La historia detallada fue publicada en La Chaîne d’Union, GODF, París, n° 18-19).

Mis tareas en Eslovaquia explican en gran parte por qué sólo ocupé un cargo electivo en mi Logia madre La Bonne Foi de Saint Germain en Laye, el de Gran Experto, de 1999 a 2001. En 2008, fui elegido miembro de la Comisión nacional de reflexión sobre el desarrollo sustentable.

c) Ses planches:

 

F. Agradecimientos

Agradezco calurosamente a todos los Hermanos y Hermanas que me han ayudado, entre 2007 y 2011, a elaborar el proyecto de la Confederación por la atención que me han prestado, por sus críticas y por las sugerencias que me han hecho.

Agradezco de antemano a todos aquellos que quieran leer este proyecto, firmar el Llamado de Bratislava para reunir a todos los Francmasones, difundirlo a otros Hermanos y Hermanas y contribuir al debate sobre este proyecto y el sentido de la Francmasonería moderna.

La traducción de los textos han sido parcialmente (15%) financiados por un Hermano que desea permanecer en el anonimato. En nombre de todos los francmasones, le agradezco mil veces la pureza de sus intenciones y su generosidad.

Si desea completar su contribución, gracias por su donación.
Pago seguro por el sistema Pay Pal.

Mains

 

 

G. Documentación

St_Germain_en_Laye_-_LBF_-_cusson_-_bois_11. Francmasonería: ¿Alguien dijo uniersal? de Julian Rees (UGLE)

2. Constitución de Anderson y sus modificaciones:

Versión española :

Constitución de Anderson y sus modificaciones:

1723: El Masón está obligado, por vocación, a practicar la moral y si comprende sus deberes, nunca se convertirá en un estúpido ateo ni en un hombre inmoral.
Aún cuando en los tiempos antiguos los masones estaban obligados a practicar la religión que se observaba en los países donde habitaban, hoy se ha creído más oportuno, no imponerle otra religión que aquella en que todos los hombres están de acuerdo, y dejarles completa libertad respecto a sus opiniones personales:esto es, ser hombres buenos y leales, hombres de honor y de honestidad, cualquiera que sea la confesión o creencia que los distinga. De este modo, la Masonería se convierte en el centro de unión y el medio para establecer la verdadera amistad entre personas que, de otro modo, habrían permanecido distanciadas entre sí para siempre.

En 1738, el pastor Anderson publicó la segunda edición de sus Constituciones, cuyo capítulo 1 modifica en cierta forma el punto de vista de los francmasones en materia de religión. Éste no se identifica con el cristianismo sino con el Nohaismo (la referencia es a Noé), considerado como la "religión natural" que se dirige a toda la humanidad, más allá de toda particularidad confesional. Esta "religión natural" era un tema corriente del pensamiento de la Iluminación en el siglo XVIII.

Un masón está obligado a observar la ley moral como verdadero nohaista y, si comprende correctamente el oficio, no será nunca un ateo estúpido ni libertino sin religión. No obrará nunca contra su propia consciencia. En tiempos pasados, los masones cristianos debían atenerse a las costumbres cristianas de cada país en el que viajaban o trabajaban; pero la masonería existía en todas las naciones, incluso de religiones diferentes. Su único deber en la actualidad es sumarse a esta religión sobre la que todos los hombres están de acuerdo (dejando a cada hermano sus opiniones particulares), o sea, ser hombres buenos y auténticos, hombres de honor y honestidad, sin importar las apelaciones, religiones o creencias que los distingan: porque están de acuerdo sobre los tres grandes artículos de Noé, lo que alcanza para preservar el cimiento de la logia. Así, la masonería es el centro de la unión, el medio feliz de reconciliar personas que, de lo contrario, se hubieran mantenido para siempre alejadas unas de otras.

N.B.: ¿Era la ironía del destino? Este acercamiento a la cristiandad no impidió al Papa Clemente XII lanzar ese mismo año su primera bula antimasónica, In eminenti apostolatus specula.

En 1742 la Gran Logia de Inglaterra, la llamada Logia "de los modernos", edita una nueva versión, muy próxima a la Constitución original de 1723.

El Masón está obligado, en virtud de su título, a practicar la moral y si comprende sus deberes, nunca se convertirá en un estúpido ateo ni en un hombre inmoral. En los tiempos antiguos, los masones estaban obligados en cada país a profesar la religión de su patria o nación, fuera cual fuese. Pero hoy, dejándoles sus opiniones particulares, se considera más apropiado obligarlos solamente a seguir la religión sobre la que todos los hombres están de acuerdo. Consiste en ser buenos, sinceros, modestos y personas de honor, sea cual fuere la denominación o creencia particular por la que se los pueda distinguir: de lo que se desprende que la masonería es el centro de unión y el medio para reconciliar una amistad sincera entre hombres que sin ello nunca hubieran alcanzado la familiaridad entre ellos.

En 1753, ciertas logias de Inglaterra que acusaban a la obediencia de 1717 de ''negligencia'', presunta causa del desafecto sufrido por la Francmasonería, construyeron una Gran Logia rival llamada "de los antiguos".
Tres años más tarde, erigiéndose en portavoz de los reproches que los "antiguos" hacían a los "modernos", el francmasón irlandés Laurence Dermott publicó un panfleto titulado Ahiman Rezon. Entre otras cosas, acusaba a los "modernos" de omitir en sus rituales las plegarias mencionadas en los Antiguos Deberes, y de descristianizar así la Masonería. Es un hecho que la masonería "especulativa", que surgió en Edimburgo hacia 1637, había elaborado un ritual iniciático llamado Mason word (La palabra masónica) y catecismos simbólicos que ya no acordaban lugar alguno a las plegarias y que en 1723 Anderson había alineado las posiciones religiosas de los masones especulativos sobre la "religión natural" que consideraba universal y multiconfesional. Pero el registro de esta masonería "especulativa", inaugurada por la Mason word y partidaria de la religión natural, no era teológico: era, antes que nada, filosófico, en virtud de la adhesión de sus miembros a una hermenéutica de tipo simbólico.

Por su condición, un masón está obligado a creer firmemente en el culto verdadero de Dios eterno, tanto como en todos los textos sagrados que los dignatarios y los padres de la iglesia han compilado y editado para todos los hombres honestos. De modo que nadie que entienda el arte correctamente pueda seguir los caminos irreligiosos de un desdichado libertino, o dejarse seducir por los profesores arrogantes del ateismo o del deísmo, ni mancharse con los errores groseros de la superstición ciega, sino que tenga la libertad necesaria para entregarse a la fe que considere apropiada, si en todo momento venera como debe a su creador y actúa en el mundo con honor y honestidad, haciendo suya por sus acciones la regla de oro fundamental según la cual se compromete a hacer a los otros lo que quisiera que le hagan a él. En cuanto al oficio, en lugar de dejarse llevar por conflictos vanos e inútiles vinculados a distintas opiniones y convicciones humanas, admite fraternalmente que son buenas y ciertas; es así que encontrará los medios para reconciliarse con las personas que, sin esta ayuda, seguirían en desacuerdo.

En 1815, como consecuencia de las tensiones que surgieron, La Gran Logia Unida de Inglaterra publicó una nueva y, hasta este momento, última versión de la Constitución, que se ha convertido en la "base indiscutible" de la "regularidad masónica":

El Masón se obliga a obedecer la ley moral y, si comprende realmente el arte, nunca será un ateo estúpido ni libertino sin religión. Debe comprender mejor que nadie que Dios no ve como los hombres, ya que el hombre observa la apariencia exterior, en tanto que Dios observa el corazón. Un masón, entonces, tiene la obligación especial de no actuar nunca contra los imperativos de su consciencia.
Sea cual fuere la religión de un hombre, o su culto, siempre y cuando crea en el glorioso arquitecto del cielo y de la tierra y practique los deberes sagrados de la moral, el vínculo sólido y dulce del amor fraterno une a los masones y a los hombres virtuosos de toda creencia.
Aprenden a considerar los errores humanos con compasión y a tratar de demostrar, gracias a la pureza de su conducta, la muy alta superioridad de la fe que pueden profesar. Así, la masonería es el centro de la unión entre hombres buenos y auténticos y el medio feliz de conciliar la amistad entre personas que, de lo contrario, se hubieran mantenido para siempre alejadas unas de otras.
La mayoría de los francmasones conoce solamente la primera versión de 1723 y la respetan hasta el día de hoy.

 

original (Inglés) :

book

 Anderson and Desaguliers Constitution, 1723, Chapter 1:

In 1723: A Mason is obliged by his Tenure, to obey the moral law; and if he rightly understands the Art, he will never be a stupid Atheist or an irreligious Libertine. But though in ancient times Masons were charged in every country to be of the religion of that country or nation, whatever it was, yet it is now thought more expedient only to oblige them to that religion in which all men agree, leaving their particular Opinions to themselves: that is, to be Good men and True, or Men of Honour and Honesty, by whatever Denomination or Persuasion they may be distinguished; whereby Masonry becomes the Centre of Union and the Means of conciliating true Friendship among persons that must have remained at a perpetual distance.

In 1738, the Rev. Anderson published a second version of his Constitution with a slightly revised viewpoint regarding Masons and religion in Chapter 1. Freemasons did not identify themselves with Christianity, but Noachism (a reference to Noah), considered a "natural religion" incorporating all humanity and spanning all individual obediences. The idea of a "natural religion" was a common theme throughout the 18th Century’s Age of Enlightenment.

A Mason is obliged by his tenure to observe the moral law as a true Noachide; and if he rightly understands the Craft, he will never be a stupid Atheist or an irreligious Libertine, nor act against conscience. In ancient Times, the Christian Masons were charged to comply with the Christian usages of each country where they travelled or worked; being found in all nations, even of divers religions. They are generally charged to adhere to that religion in which all men agree (leaving each Brother to his own particular opinions); that is, to be good men and true, men of honour and honesty, by whatever names, religions, or persuasions they may be distinguished; for they all agree in the three great articles of Noah, enough to preserve the cement of the lodge. Thus Masonry is the Centre of Union, and the happy means of conciliating persons that otherwise must have remained at a perpetual distance.

(N.B.) Isn’t this ironic? The joining together with Christianity did not prevent Pope Clement XII from launching his first anti-Masonic attack, In eminenti apostolatus specula,the same year.

In 1742, the so-called "modern" Grand Lodge of England published a new version that was very similar to the original Constitution of 1723.

A Mason is obliged by his Tenure, to obey the moral law; and if he rightly understands the Art, he will never be a stupid Atheist or an irreligious Libertine. In ancient times Masons were charged in every country to be of the religion of that country or nation, whatever it was. But today, leaving their particular Opinions to themselves, it is now thought more expedient only to oblige them to that religion in which all men agree. It consists of being Good men and True, or Men of Honour and Honesty, by whatever Denomination or Persuasion they may be distinguished; whereby Masonry becomes the Centre of Union and the Means of conciliating true Friendship among persons that must have remained at a perpetual distance.

In 1753, several British lodges that had in 1717 accused the obedience of ''negligence'' would form the root of the alienation suffered by the Freemasons, building a rival so-called "ancient" Grand Lodge.

Three years later, by making himself the spokesman for the "old" and "modern" conflict, the Irish Freemason Laurence Dermott published a pamphlet entitled Ahiman Rezon. He accused the "moderns" of removing the prayers from their rites stated in the Old Duties, and taking the Christian faith out of Masonry, among other claims. It is a fact that "speculative" Masonry made an appearance in Edinburgh around 1637, having developed a Mason Word initiation ritual and symbolic catechisms that no longer involved prayers. In 1723, Anderson had aligned the religious positions of these speculative Masons with the "natural religion" he regarded as universal and multi-confessional. But the tone of this "speculative" Masonry, inaugurated by Mason Word and a proponent of natural religion, was not theological: it was philosophical more than anything due to its members’ adhesion to a symbolic type of hermeneutics.

A Mason is obliged by his Tenure to believe firmly in the true Worship of the eternal God, as well as in all those sacred Records which the Dignitaries and Fathers of the Church have compiled and published for the Use of all good Men: So that no one who rightly understands the Art, can possibly tread in the irreligious Paths of the unhappy Libertine, or be induced to follow the arrogant Professors of Atheism or Deism; neither is he to be stained with the gross Errors of blind Superstition, but may have the Liberty of embracing what Faith he shall think proper, provided at all Times he pays a due Reverence to his Creator, and by the World deals with Honour and Honesty ever making that golden Precept the Standard-Rule of his Actions, which engages, to do unto all Man as he would they should do unto him: For the Craft, instead of entering into idle and unnecessary Disputes concerning the Different Opinions and Persuasions of Men, admits into the Fraternity all that are good and true; whereby it hath brought about the Means of Reconciliation amongst Persons, who, without that Assistance, would have remained at perpetual Variance.

As a result of these tensions, in 1815 the United Grand Lodge of England published a new, and to date, the latest version of the Constitution that became the "indisputable basis" of the "Masonic order":

 

A Mason is obliged, by his tenure, to obey the moral law; and if he rightly understands the art he will never be a stupid Atheist or an irreligious Libertine. He, of all men, should best understand that God seeth not as man seeth; for man looketh at the outward appearance, but God looketh to the heart. A Mason is, therefore, particularly bound never to act against the dictates of his conscience. Let a man's religion or mode of worship be what it may, he is not excluded from the order provided he believe in the Great Architect of heaven and earth, and practise the sacred duties of morality, the strong bond and sweet brotherly love unites Masons and virtuous men of all faiths. They learn to consider human error with compassion and try to demonstrate, through the purity of their conduct, the high superiority of faith that they profess. Thus Masonry is the centre of union between good and true men, and a happy means to reconcile friendship between those who should otherwise remain far apart from each other.

Most Freemasons only know the first version from 1723 and still respect it today.

[Volver al resumen]

 


Notas

 

1 Decodificar información exige un esfuerzo y este esfuerzo aportado permite entender mejor el sentido de lo que se descifra. Los alquimistas obraban de la misma forma, por las mismas razones; Umberto Ecco lo confirma con su genial El Péndulo de Foucault, "el bestseller más grande y menos leído del mundo" que comienza con la cita de Heinrich Cornelius Agrippa von Nettensheim De occulta philosophia: "Es para ustedes solamente, hijos de la doctrina y la sabiduría, que hemos escrito esta obra. Ponderen este libro, recójanse en esta intención que hemos dispersado en varios lugares; lo que hemos ocultado en un lugar, lo hemos agrandado en otro, para que su sabiduría pueda entenderlo".

2Obediencias ''abiertas'', accessibles a todos los que respetan los ideales masónicos pero que desean la libertad total de pensamiento; ''cerradas'' o ''reservadas'' que comparten los mismos fundamentos pero funcionan siguiendo reglas casi inmutables y solamene cooptan a quienes no las ponen en tela de juicio.

¿Será necesario precisar que esta distinción no contiene ningún juicio de valor? Para ser factible, toda sociedad necesita ''conservadores'' y ''progresistas'', pues el respeto de las tradiciones no es menos importante que la capacidad de innovación. Con respecto a la Francmasonería y a los países donde actúa, las dos actitudes se justifican y deberían poder coexistir.

3Estos organismos existen en todos lados y todo el mundo puede adherirse sin pasar por la Francmasonería. No obstante, su carácter iniciático no excluye la caridad ni los debates de sociedad en las logias ya que pueden contribuir al proceso iniciático. (Esta opinión se desarrolla más adelante).

4No obstante, reunir las dos corrientes del movimiento masónico no significa que su Confederación deba aceptar a cualquier grupo que se atavie con el nombre de ''Francmasonería'' sin tener nada en común con la tradición iniciática europea: véanse más adelante las modalidades de adhesión.